25 Abr

Cosas que no debemos hacer si invertimos en oro

Invertir en oro parte de nuestros ahorros se considera una de las maneras más seguras para hacer crecer el dinero debido a que este activo refugio brinda un escudo protector contra la inflación y las crisis económicas.

Sin embargo, existen ciertas condiciones que debemos tener en cuenta al momento de tomar el riesgo de invertir en metales preciosos para evitar tomar decisiones:

  • Debemos considerar los riesgos potenciales. Como toda inversión, existen beneficios y riesgos que deben ser analizados al detalle. Aunque se considera que adquirir oro es una inversión libre de riesgos, esto no es del todo cierto, en el sentido de que, si no hay crisis o coyunturas económicas específicas que eleven la cotización del oro, realmente la ganancia a largo plazo sería muy baja. Se debe tener en cuenta que se utiliza al oro como refugio contra la inflación, para que este nuestro dinero no pierda su valor. Ante esta situación es probable que el oro llegue a producir beneficios, pero no se sabe exactamente en qué porcentaje.
  • La ganancia de los metales se debe a la cotización, no a los intereses. Como ya se mencionó, la ganancia se encuentra en el aumento del valor del oro, y este valor aumenta en momentos de crisis económica o incertidumbres financieras, de lo contrario el precio se mantiene estable y a diferencia del dinero en el banco o en otros tipos de inversión, el oro no es capaz de generar intereses.
  • No es una inversión a corto plazo. Los riesgos de invertir en oro son bajos en comparación a otras inversiones de mayor riesgo, sin embargo, no se debe considerar esto como una inversión que dejara ganancias en el corto plazo. Esta inversión es similar a una montaña rusa en la que algunas veces podría perderse un poco el valor pero luego recuperarse, por lo tanto no es una idea de inversión que deba considerarse a corto plazo, sino a mediano y largo plazo, que es cuando se puede notar reales ganancias, sobre todo considerando que los precios tienden a la alza muy a pesar de periodos con cotizaciones nada favorables. No se deberá en ningún caso pensar que se compra oro y al mes ya se conseguirán grandes beneficios, porque así no funciona el mercado. El mercado del oro requiere de mucha paciencia.
  • Comprar acciones de empresas dedicadas a la explotación, no es invertir en oro. Invertir en empresas de exploración, extracción y procesamiento del oro no es realmente lo mismo que invertir directamente en el metal. Estarías involucrándote en una inversión de alto riesgo que poco tiene que ver con el mercado de valores o con la compra y venta de oro, sino con inversión en industrias con un gran potencial de perdida.
  • Nunca invertir más del 20% de nuestros ahorros. Siempre es necesario invertir el dinero con prudencia, incluso si tienes mucho. No es sensato entregar todos los ahorros a una sola inversión, la cartera de inversiones debe ser diversa y el oro debe representar entre un 15% o 20% de la misma.
  • No invertir en monedas con valor numismático. Las piezas numismáticas son de oro, pero adicionalmente poseen un valor histórico que aumenta su valor por encima de la cotización normal del metal, esto en primera instancia puede ser positivo en algunos casos, pero en líneas generales si requerimos venderlas rápidamente, vamos a perder un gran porcentaje de su valor, ya que las piezas de valor histórico se revalorizan con el paso de los años.
  • No depositar metales preciosos en entidades bancarias. Los metales preciosos no poseen respaldo por parte de las entidades financieras, por lo tanto en casos de una situación de crisis, el banco podría tomar nuestro oro como una forma de respaldarse, lo cual hará que no podamos disponer de nuestra inversión sino hasta que la crisis sea superada. Este riesgo se evita, contratando los servicios de resguardo de parte de empresas especializadas.
  • Evita invertir sin tener la información básica necesaria. Antes de realizar cualquier tipo de inversión, es necesario que te informes muy bien de los riesgos asociados a la misma, así tomaras las decisiones correctas en los momentos adecuados.