24 Nov

Diferentes formas de pago de una tarjeta financiera

A muchos cerrajeros de Getafe se les pueden pagar sus servicios con una tarjeta de crédito y, hablando de tarjetas de crédito, ¿ya sabemos que a todo aquello que le llamamos “tarjeta de crédito” no siempre es técnicamente una tarjeta de crédito?

Toda tarjeta financiera con la que se pueda efectuar el pago de compras es una tarjeta de pago, es una tarjeta financiera, es un sistema de pago, pero no todas ellas son tarjetas de crédito en sí mismas. Algunas sí que lo son y otras son tarjetas de débito, a su vez otras son tarjetas de débito prepagadas e incluso entre todas ellas existen diferencias significativas.

A todos los cerrajeros de Leganés que se les puede pagar con una tarjeta financiera se les puede pagar con cualquier medio de pago de este tipo de sistema de pagos, pero debemos entender que no todo son tarjetas de crédito.

Y focalizados en las tarjetas de crédito puramente dichas decir que estas son aquellas tarjetas que tienen un saldo que nos la entidad financiera de turno para que podamos gastarlo sin nosotros disponer previamente de dicho dinero. Ese límite monetario será el límite de crédito que tendremos en esa tarjeta y eso sí que es una tarjeta de crédito, las otras son tarjetas de pago, pero no de crédito.

Pero aún existen más diferencias. Por ejemplo, lo más común es que las tarjetas de crédito sean pagadas a final de mes en su totalidad, en cuotas fijas basadas en un importe decidido por el cliente (con unos mínimos a cumplir) o de una cuota mensual que dependerá porcentualmente del crédito consumido, pero no siempre tiene porque ser así.

Existen también tarjetas que después de la compra se puede amortizar el crédito rápidamente o que se paga semanalmente, quincenalmente u otras formular y todas estas también son tarjetas de crédito, pues la entidad financiera primero nos ha otorgado un crédito a nuestro favor para poderlo gastar y pagarlo según se acuerde con los debidos intereses que correspondan.