09 May

EL EMPRENDEDOR, ¿NACE O SE HACE?

Hay quien nace con la idea de ser un deportista de élite, otros con la seguridad de seguir los pasos de su familia y continuar con su clínica dental o negocio de panificadoras y después hay otro tipo de personas a las que les gusta buscar nuevos objetivos y no cerrar la puerta a ninguna experiencia. Es lo que se conoce como emprendedores.

El emprendedor nace y se crea ya que su éxito depende tanto de sus cualidades innatas como de sus conocimientos adquiridos a lo largo de su vida. La edad, en este sentido, no es un valor añadido ya que ni aporta ni quita más experiencia de la que uno mismo se vaya creando en su carrera. Hay quien se inicia en la carrera del emprendedor a los veinte años, hay quien espera a tener cierta estabilidad y no lo hace hasta pasada la década de los cincuenta.

El emprendedor es el primero en conseguir las herramientas necesarias para tener toda la información de interés sobre el  mercado bursátil y cómo comprar sociedades ya creadas. Está capacitado para ver el nicho de mercado del presente y del futuro. Es un visionario.

 

CARACTERÍSTICAS DEL EMPRENDEDOR DE ÉXITO

Como bien hemos comentado en las líneas superiores, el emprendedor de éxito es ante todo un visionario. Gracias a su conocimiento de la economía, finanzas y del mercado fluctuante, sabe marcarse un plan de estrategia y visualizar sus objetivos. Tener los pies en la tierra es tan sencillo como difícil de llevar a la práctica.

Además, el emprendedor ejemplar ha de entregarse en cuerpo y alma a esta actividad para así poder conseguir lograr esas metas marcadas en su cabeza y poder convertirlas en una realidad. El buen empresario ha de ser determinante y tener la suficiente valentía como tomar las decisiones adecuadas en todo momento.

El emprendedor que quiere ser ejemplo para los demás ha de tener una gran capacidad de aprendizaje y nunca bajarse de ese tren en el que siempre se sigue estudiando a rivales, nuevas estrategias y nuevas empresas. La formación continúa es imprescindible para ello así como rodearse de los mejores en cada campo.

Lograr los resultados requeridos ha de trabajarse desde la innovación de las propuestas y la creatividad de sus estrategias, ser persistente en sus ideas y lograr una continuidad que en un futuro, tanto medio como lejano, le dará la continuidad necesaria. Para ello resulta fundamental el trabajo en equipo y contar con cierta suerte, con cierto sentido de la oportunidad.