22 Mar

Elevador coches: nunca subir un vehículo había sido tan sencillo

elevador coches

 

elevador coches¿Cuántas acciones requieren un vehículo levantado?  ¿A qué altura se debería subirlo? La respuesta depende del trabajo a realizar. Podría ser simplemente para cambiar un neumático, en cuyo caso, los automóviles cuentan con un gato hidráulico. Pero, cuando se trata de actividades que implican moverlo completo, necesitamos algo más especializado como un elevador coches apropiado.

Podemos usar elevadores de coches con presión de aire que los despegan ligeramente del suelo, facilitando el cambio de los cuatro neumáticos a la vez, en menos tiempo. Si debemos trabajar en persona debajo del automóvil, hay que levantarlo hasta que sea factible movilizarnos con libertad y comodidad, para hacer la labor que corresponda. La condición óptima es que en el ambiente la luz y la ventilación resulten suficientes y la ergonomía no se vea afectada.

No obstante, hay misiones que exigen mayor altura. Por ejemplo, colocar los vehículos a distinto nivel en un aparcamiento automático o el lavado de la parte inferior con líquidos a alta presión. En este caso, se pide que el operador se encuentre un poco alejado. Cada una de las mencionadas se considera una actividad especializada y es impensable improvisar, sin exponerse al riesgo de producir serios accidentes.

Las opciones disponibles son muy amplias

Por esto, la industria de los elevadores de coches, con bastante probabilidad, ya ha desarrollado un modelo conforme a la necesidad que se presente. Así, independientemente de la fuerza a ejercer, de la altura a alcanzar o de la delicadeza de los movimientos que hayan de realizarse, es posible conseguir el tipo buscado.

La utilización de componentes movilizados por presión hidráulica o de motores eléctricos de gran potencia combinados con parales, cadenas y guayas permiten desarrollar una amplia variedad de modelos capaces de satisfacer las necesidades de cualquier empresa. E incluso, se puede diferenciar entre productos estacionarios o móviles; los últimos son llamados montacargas.

A la hora de elevar un coche, bien vale la pena asegurarse de tener el equipo adecuado al requerimiento y conocer el uso, las ventajas y las limitaciones. Utilizar las herramientas que mejor satisfagan las exigencias incide positivamente en la productividad y la mejora de los índices de seguridad y fiabilidad.